martes, 2 de diciembre de 2008

A veces sueño que soy musa de klimt


Presa de esta locura, arremeto ante el camino que está por recorrer. Pienso en las emociones que se abren ante mí, y la pregunta, se continúa repitiendo, constante e incesante, como los latidos que golpean sobre mi pecho forjando un acorazado secreto.

3 comentarios:

Andres dijo...

¡Que el corazón nunca deje de latir!. Así sea en silencio, así sea en secreto. Así no lo oiga nadie más que yo, así yo mismo no lo oiga. ¡Que el corazón nunca deje de latir!. Así se apague el sol, así no sepa distinguir el sur del norte, así el aire se haga espeso al respirar, así me encuentre solo, desnudo,me pese el cuerpo, el alma de tristeza. ¡Que el corazón nunca deje de latir!
Para aprender a compartir,para ser justo, honesto.Para estar donde me neseciten.Para que no sean mis palabras las que hablen por mi si no mis hechos.¡Que el corazón nunca deje de latir y pueda demostrar que es la mejor arma, y que la única guerra que vale la pena emprender es entregarse a la vida sin guardarse nada!

Mª Ángeles Carrasco Delgado dijo...

Me parecen muy bonitas tus palabras, Andrés, espero que me dejes muchos comentarios de este tipo... Muchas Gracias!!!

Andres dijo...

Gracias por tu iniciativa, y dalo por echo, no voy a callar tan fácil. Espero hagas públicos más escritos.